jueves, agosto 25, 2016

Prefiero molestar con la verdad que complacer con adulaciones.

El concepto de pecado surge de las religiones del Oriente Medio y se arraiga en el pensamiento occidental. Por las regiones del continente indio y más allá, las nociones de placer no estaban asociadas al pecado. ¿Será que la forma que tenían de relacionarse en Oriente Medio solo implicaba una violación? La aceptación del placer propio nos lleva a poder brindar el placer al otro. Pero las enseñanzas equivocadas y las creencias de los cobardes han pervertido esas formas a una insana manera de relacionarse. Han destruido los rituales sociales de la pareja. El racionalismo intenta salvar eso, pero no puede. Algo más nos debe llevar al camino de relacionarnos con placer y armonía.
Fantasías pervertidas de ayer y hoy presentó...

No hay comentarios.: